Egardo Mondolfi

Doctor en Historia e Individuo de Número de la Academia Nacional de la Historia. Escritor y articulista; autor de diversos títulos en el ámbito de la ensayística y del estudio histórico; miembro del Servicio Exterior (1992-2004) y profesor universitario.

Edgardo piensa que estudiar la democracia en el mundo es importante porque:

“la democracia es una construcción frágil que no siempre ha sabido defenderse de sus enemigos. La democracia suele dar por hecho sus logros y, a veces, no hace lo suficiente por consolidarlos en el imaginario de la sociedad. Tal vez justamente porque la democracia ha solido pecar de optimista hacia el futuro es que ha sido objeto de asechanzas que la han agarrado desprevenida. Ese ha sido, históricamente hablando, el punto débil frente a sus adversarios de cualquier signo y hasta de signos opuestos: considerarla un régimen bobalicón por parsimonioso, por ser relativamente lento en sus decisiones (a fuerza de ser complejas), modesto en sus ejecutorias, amigo de lo mejor pero enemigo de lo perfecto. Al requerir de cuidados, la democracia exige entonces que cundan cada vez más las voces que la defiendan de su fragilidad. Por eso es importante”.

Artículos