Hector Briceño

Sociólogo de la Universidad Católica Andrés Bello y Magíster en Ciencia Política por la Universidad Simón Bolívar. Profesor e investigador del Centro de Estudios de la Universidad Central de Venezuela (CENDES), actualmente Doctorando en Ciencia Política en la Universidad de Rostock, Alemania.

Hector piensa que:

“La democracia es una tensión permanente entre un ideal y su operacionalización en la vida política de las sociedades modernas.

El ideal parte de la aspiración maximalista de alcanzar el autogobierno del pueblo, pues como afirmaba Rousseau sólo somos libres cuando vivimos bajo leyes elegidas por nosotros mismos. Adicionalmente, y como si el ideal del autogobierno no fuese suficiente, el paso del tiempo ha asociado nuevas dimensiones al ideal democrático hasta convertirlo en lo que el politólogo Adam Przeworski definió como una gran ausencia: Democracia es todo lo que nos falta, es todo lo que no nos gusta del autoritarismo . Derechos Humanos, justicia, igualdad, solidaridad, desarrollo, bienestar, y un largo etc. se han adherido con el paso del tiempo a la democracia como ideal.

En su definición mínima, la democracia es un mecanismo que intenta operacionalizar esos ideales y aspiraciones: un intento imperfecto, inacabado y en permanente revisión, de darle la última palabra, una vez cada 4, 5 o 6 años, al pueblo.

La democracia es importante porque en ella confluyen (y han confluido durante los últimos 230 años) las aspiraciones de la humanidad de vivir en libertad y de ser dueños de nuestro propio destino.

El propósito de todos los que estudian la Democracia es ayudar a acercar los sistemas políticos en los que hoy vivimos lo más posible a esas aspiraciones e ideales”.

Artículos

No post found